dilluns, 18 de febrer de 2019

DE MAGNÍFICA RELACIÓN


Nuestro amigo Enrique me llamó a finales de enero para proponerme que escribiera algo por el 10 aniversario de la bitácora de la escuadra. 

A mí me pasa como a mi amigo Fernando… ¿de qué hablas? ¿de que escribes? Y ahora que vamos a entrar de lleno en el Mig Any, qué mejor que hablar de nosotros. 

El Mig Any es el meridiano del año festero, de los días grandes que vivimos en esta ciudad en el mes de agosto. Se disfruta intensamente, porque son días que llegan cargados de actos como las exposiciones, las competiciones deportivas, las reuniones en comidas y cenas, los conciertos de música festera y el recién incorporado Mercat Medieval. Son días en que aquello que conocemos familiarmente como “germanor” aflora con bastante fuerza. 

Mi posición con vosotros me permite hace una reflexión en cuanto a esa “germanor” de la que os hablo, desde dentro y desde fuera, porque me siento parte de esta escuadra, y permitidme la osadía, desde hace más de 30 años. Siempre me he sentido orgulloso por la unión, el cariño y la magnífica relación que hay entre nosotros. Pero últimamente algo se estaba apagando y por algún motivo hemos sabido reaccionar.



No podemos permitir que ese hilo que nos une se rompa. Hay que mantenerlo tenso y fuerte, porque es donde nos agarramos muchas veces cuando lo necesitamos. Mirándoos desde fuera, os diré que sois un ejemplo para vuestra comparsa, que habéis ocupado cargos importantes dentro de esta, en la Sociedad de Festeros y todo por vuestra valía festera y humana. Sois un referente para las generaciones que ya nos pisan los talones, que os observan con respeto, que os admiran en silencio. 

Como alguien de vosotros dijo en una ocasión “como les pasa a los buenos vinos”, el tiempo ayuda a mejorar, a entrar en razón, a madurar, a pensar, a actuar... Permitidme que os diga que, para disfrutar de un buen vino, es imprescindible estar bien acompañado. 

Así que en un año de capitanía como el que estáis viviendo os pido que hagáis gala de todo aquello que nos ha identificado durante todos estos años, de lo mejor de vosotros, de lo mejor de lo nuestro, de esa “germanor” que solo los grandes amigos saben cuidar y demostrar. 

Brindo por vosotros, amigos. Brindo por todos nosotros y por lo que está por llegar.




sideBar2